Vicerrectorado de Estudiantes

El Rectorado de la Universidad de La Laguna está llevando a cabo desde hace unos meses unos encuentros informativos con los medios de comunicación escritos, en la idea de acercar a las cabeceras de las islas la información universitaria desglosada por amplias áreas temáticas. Así, se ha conocido de primera mano los proyectos de los vicerrectorados de Internacionalización, Ordenación Académica y Profesorado, Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y, por último, Relaciones con la Sociedad. Hoy, jueves 10 de enero, se ha retomado la ronda informativa con el Vicerrectorado de Estudiantes, cuyo titular, José Manuel García Fraga, dio cuenta de las principales líneas de actuación de su área de gobierno.

 

Acompañado del rector, Antonio Martinón, García Fraga destacó que entre sus funciones figuran la organización de las pruebas de acceso y de los procesos de preinscripción y matrícula en los grados, las actividades de información y orientación de los estudiantes de nuevo ingreso y egresados a través del Servicio de Información y Orientación, el fomento del asociacionismo y actividades del voluntariado universitario, los colegios mayores y residencia universitaria, las ayudas y política asistencial para el alumnado y la firma de convenios de cooperación educativa para la realización de prácticas externas curriculares y extracurriculares de los estudiantes, entre otras cuestiones.

El vicerrector explicó que, si bien la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) del 2017 supuso un “serio reto” para la universidad por los cambios introducidos por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte seis meses antes de su realización, finalmente las pruebas se desarrollaron dentro de la normalidad. En un marco continuista, la EBAU del 2018 se celebró también sin incidentes, con la presentación de 5.043 estudiantes a las pruebas, un 1% más que el curso anterior.

Por el contrario, prosiguió García Fraga, el proceso de admisión al curso 2018/19 sí marcó una clara diferencia respecto al anterior. “Las universidades canarias se propusieron que el perfil de ingreso del estudiantado de nuevo ingreso fuera lo más adecuado posible a las titulaciones a las que se solicitaba ser admitido”, apuntó. Por ello, a la hora de establecer las ponderaciones de las materias para la admisión a los grados, solo se consideraron las asignaturas troncales de opción propias de cada modalidad o las que se justificaban por el plan de estudio del grado que se solicitaba. “Pese a las quejas mostradas por determinados colectivos, se ha comprobado que las ponderaciones por modalidad no perjudicaron al estudiantado”.