La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) atendió, el pasado 2018, a un total de 5.366 usuarios. En este periodo se tramitaron 784 expedientes, de los cuales 614, es decir, un 78%, fueron resueltos. Los recursos que recuperaron los consumidores, resultado de dichos requerimientos, ascienden a un total de 37.335,10 €. Estos datos se reflejan en la memoria anual del departamento, según manifiesta la concejala delegada del área, María Eugenia Mesa.

La OMIC informa, ayuda y orienta a los consumidores y usuarios para el correcto uso de sus derechos. Se encarga de recibir y registrar las quejas o reclamaciones que estos puedan tener. Así, es un servicio totalmente gratuito que se ocupa de la atención, defensa y protección del consumidor de acuerdo a la legislación existente. Además, realiza una función mediadora entre los usuarios y las empresas para que lleguen a un acuerdo amistoso. De esta manera se consigue descargar una parte de trabajo a los Tribunales y se le evita el desembolso económico que supondría para el ciudadano. Dentro de su labor informativa, la OMIC atiende consultas de manera presencial, telefónica y mediante correo o fax. También facilita a los usuarios todo tipo de direcciones de interés ya sea de instituciones, de asociaciones de consumidores, etc. La oficina recibe una media de una veintena de consultas diarias

Casi el 80% de los casos—valora Mesa— se resuelve mediante este proceso mediador de la OMIC. “Aquellos en los que ni la empresa ni el reclamante aceptan los requerimientos o las ofertas de la otra parte, la OMIC procede a la tramitación de la petición al Organismo competente para su resolución”, apuntó.

La mayoría de reclamaciones se remite al sector de la telefonía (41,79%), seguido de los viajes (11,62%), entidades financieras (10,33%), electrodomésticos (7,78%), energía (7,12%), automóvil (4,39%), seguros (3,74%), sanitarias (2,45%) y otros (4,5%). Curiosamente, se atendieron más usuarios que en 2017 (513 más en 2018) pero se registraron menos reclamaciones (85 menos), “lo que puede deberse—detalla la concejala—a que lo usuarios están cada vez más informados o solicitan más información para conocer sus derechos y así luego proceder de forma correcta”.

La solicitud de información es un servicio que también está disponible para los empresarios del municipio. En determinadas ocasiones, la empresa actúa incorrectamente por desconocimiento, por lo que solicitan información de cómo proceder para subsanar el error, y otros consultan para evitar cometer fallos de cara a sus clientes. El pasado año se atendió a un total de 308 empresas, y se facilitaron 1.035 hojas de reclamaciones entre los establecimientos, ya que su exposición pública es obligatoria.

Con la intención de instruir sobre un consumo responsable, la OMIC realiza campañas informativas. Se realizan periódicamente dando consejos y datos útiles. Entre otras, se lleva a cabo una campaña por un consumo responsable el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, declarado por la ONU y en conmemoración del discurso de John F. Kennedy el 15 de marzo de 1962, en el que reconocía al consumidor como una pieza clave dentro del proceso de producción. También en verano, con motivo de las Rebajas, se diseñaron unas toallas-bolsa con el eslogan “Este verano que no te vendan castillos de arena” que se repartieron entre los usuarios del servicio. En Navidad se hizo hincapié en evitar el consumo compulsivo, así como en realizar compras “que no afecten al planeta”. En las distintas campañas se reparten calendarios, bolsas reciclables, mochilas, bolígrafos, marcadores y carpetas con consejos. Y también se realizan campañas informativas a través de los medios de comunicación.

Por otro lado, se realizan charlas de interés para el consumidor, y en diversas ocasiones se saca la Omic a la calle para acercar el servicio a los ciudadanos. Otra de las tareas es gestionar la salida de ficheros de solvencia patrimonial. En 2018 se atendieron 207 usuarios.

El alcalde Francisco Linares valora el eficaz funcionamiento de este departamento municipal “un servicio práctico y cercano que facilita a los ciudadanos de la Villa ejercer sus derechos, además de facilitarles información en todo momento”. Es una herramienta fundamental para que el consumidor conozca mejor sus derechos y cómo proceder. En esta línea recalca que “cada vez son más los usuarios que se dirigen a la oficina para solicitar asesoramiento antes de realizar compras o utilizar algún servicio, y ello redunda en evitar muchos problemas a posteriori o nos sufrir engaños”.  Por ello anima a los vecinos a seguir utilizando este recurso cuando lo consideren oportuno.