Resultado de imagen de Condenados a cadena perpetua siete hombres por los atentados de Túnez en el museo El Bardo y el hotel en Susa

Un tribunal de primera instancia tunecino ha condenado a cadena perpetua a siete hombres acusados de participar en los atentados yihadistas que en 2015 dejaron 60 turistas extranjeros muertos. Según su portavoz, Soufiane Sliti, otra decena de sospechosos fueron condenados a penas de entre seis meses y 16 años de prisión mientras que otros 27 acusados fueron absueltos, penas todas ellas que pueden ser recurridas.

A todos ellos se les acusaba de homicidio voluntario y perjuicio a la imagen del Estado por su supuesta vinculación con los tres pistoleros que ametrallaron en marzo y junio de 2015 a decenas de turistas en el museo de El Bardo, en Túnez capital, y un playa de la ciudad balneario de Susa.

Dos españoles entre las víctimas

En el primer atentado perecieron 22 personas, entre ellas dos ciudadanos españoles, y en el segundo 38 turistas de diferentes nacionalidades que pasaban unos días de descanso en un hotel de lujo de la ciudad.

En noviembre de ese mismo año, un cuarto hombre armado con un cinturón explosivo entró en un minibús de transporte del ejército tunecino y mató a doce guardias presidenciales en la plaza del 14 de enero, en la céntrica avenida Habib Bourguiba de la capital.

Estado de emergencia

Todos los ataques ocurridos en Túnez durante el año 2015 fueron reivindicados por grupos locales vinculados a la organización yihadista panislamista Estado Islámico.

Desde que ocurrieron los atentados, Túnez está bajo un estado de emergencia. Una situación crítica que se renueva cada tres meses y concede a los cuerpos de seguridad nacional poderes especiales que restringe los derechos civiles individuales y sociales y que el país justifica por la lucha que debe mantener contra el terrorismo.